Guías

Aplica la regla del 50/30/20 y cumple tus sueños en Australia  

Autor: Team MUV-U

¿La regla del 50/30/20? ¿Y eso cómo se come? ¿Ppara qué me sirve y qué tiene que ver con mi sueño de viajar a Australia? 

Mucho te hemos hablado de lo maravilloso que es viajar al otro lado del mundo y las infinitas oportunidades personales, laborales y profesionales que se te abren una vez decides hacerlo; pero, poco o nada te hemos mencionado las formas financieras que tienes para llevarlo a la realidad y en este blog queremos enfocarnos un tris en el tema del bolsillo.  

Como sabes, que estamos para ti en todo momento y, en esta ocasión queremos darte un tip, o más bien una regla, súper efectiva que seguro te servirá un montón para a la hora de emprender tu viaje al país más top del mundo. 

Se dice que esta regla es básica en las finanzas personales, pero aunque nosotros creemos que ni tan básica porque no todos la conocen y hoy queremos hablarte de ella. Se trata de la regla del 50/30/20, que fue propuesta por la senadora estadounidense Elizabeth Warren en su libro  All Your Worth: The Ultimate Lifetime Money Plan y lo que busca es enseñar a las personas a administrar sus necesidades, deseos y metas monetariamente hablando. 

En ese sentido, esta regla da la pauta para la división idónea de los ingresos mensuales que se tengan; así, es ideal que el 50% de los ingresos sea destinado a las necesidades primarias, el 30% a esos gusticos, antojos y tiempos de ocio que todos queremos y un 20% al ahorro. 

Aunque Posiblemente esta división te suene difícil, imposible, impensable, etc., afortunadamente no es ley y tú puedes modificarla teniendo en cuenta tus posibilidades. Por lo menos tendrás una guía para empezar a soñar y construir tu anhelado viaje a tierras australianas. 

Fotografía de una persona sumando en una calculadora

Ahora bien, ¿cómo se aterriza esta regla o método a nuestra tu situación financiera? 

1. Un primer paso será cCalcular los tus ingresos mensuales 

Para lograr una gestión financiera efectiva, es necesario que seas consciente de la cifra exacta que representa la suma global de todos los recursos económicos que percibes cada mes. Este conocimiento te proporcionará una base sólida para planificar y tomar decisiones informadas sobre tus finanzas personales. 

2. En segundo lugar, deberás cClasificar esos ingresos mensuales en fijos o variables. 

El ingreso fijo constituye la porción de tu flujo financiero que percibes recibes de manera constante y predecible mes tras mes. Este flujo de dinero, como el salario, se caracteriza por su regularidad y confiabilidad, proporcionándote una base financiera estable. 

Por otro lado, el ingreso variable comprende aquellos montos adicionales que recibes tienes de manera intermitente, sin seguir una periodicidad fija ni mantener un valor constante. Las comisiones son un ejemplo claro de este tipo de ingreso, ya que su monto puede variar según diferentes factores, como el rendimiento en el trabajo o condiciones del mercado. 

3. En tercer lugar, deberás iIdentificar y clasificar tus gastos. 

En primer lugar, piensa sobre tus necesidades esenciales y toma nota de todas aquellas obligaciones financieras que son imprescindibles para tu subsistencia. Estas pueden abarcar desde los gastos básicos de vivienda, alimentación y servicios públicos, hasta las deudas ineludibles. Es crucial identificar estos factoresas necesidades, ya que son los pilares fundamentales que sostienen tu calidad de vida. 

Una vez que hayas mapeado tus necesidadeslo anterior, busca que representen idealmente el 50% de tus gastos totales. Este porcentaje proporciona un equilibrio financiero saludable, reservando una parte significativa de tus recursos para cubrir lo esencial. Si, al realizar este análisis, descubres que tus necesidades superan este límite, es momento de una evaluación detallada. Examina cada categoría de gastos y considera si hay oportunidades para reducir costos sin comprometer tu bienestar. 

En segundo lugar, dedica tiempo a identificar tus deseos, esos pequeños placeres o momentos de ocio que no son esenciales para la supervivencia, pero que añaden un significativo valor emocional y de bienestar confort a tu vida cotidianidad. Estos pueden incluir actividades como asistir al gimnasio, disfrutar de salidas a comer, adquirir los últimos gadgets tecnológicos, o suscribirte a servicios como Netflix o Spotify; . Rreconoce que estos aspectos contribuyen a tu calidad de vida comodidad y felicidad., aportando dimensiones más allá de las necesidades básicas. 

Una vez identificados tus deseos, asigna un 30% de tus gastos totales a esta categoría. Este porcentaje permite reservar un espacio significativo  para actividades y productos que te brindan placer y satisfacción personal. No obstante, es crucial  vital tener en cuenta que el valor asignado destinado a este segmento no debe superar el destinado fijado para tus necesidades esenciales. Si al hacer este el análisis notas que los gastos en esta sección exceden la proporción asignadarecomendada, es el momento de realizar ajustes. Prioriza aquellos deseos que seaon verdaderamente significativos relevantes para ti y, si es necesario, realiza haz adaptaciones para mantener una equilibrio estabilidad financieroa adecuadao. 

Tercero y último, aquí viene lo más emocionante, piensa en las playas que podrás visitar, los lugares tan cool que podrás conocer, los animales exóticos que podrás chicanear en tus fotos, el intercambio cultural que experimentarás, etc. Ahora, ¿cómo lograso eso? Fácil, destinando el 20% de tus ingresos al ahorro.  

Un ahorro que se convertirá en uno de los sueños más grandes de tu vida; y. Ya sabes que, si por tu situación financiera no puedes destinar este porcentaje para guardar unos pesitos, puedes modificarlo. Lo importante es generar un balance, pero siempre teniendo presente esta división. 

Puede que al inicio te resultesea todo un desafío ajustarte a esta regla financiera, que en realidad se convierte en un sólido plan para administrar tus recursos. No obstanteSin embargo, reflexiona sobre los numerosos beneficios que puede aportarte; si bien. Aunque es cierto que la regla del 50/30/20 no es universal y la proporción debe adaptarse a la vida de cada individuopersona, sirve como una guía valiosa que ofrece un método preciso para alcanzar metas financieras económicas y mantener un equilibrio saludable. 

Considera que esta regla es flexible y puede transformarse a lo largo del tiempo. Puedes empezar siendo haciendo una distribución de ingresos del 70/15/15 en un año, evolucionar al 60/15/25 al siguiente, y así sucesivamente hasta alcanzar tus objetivos financieros. Esta adaptabilidad te brinda la libertad de ajustar tu enfoque conforme a tus necesidades y circunstancias cambiantes. 

Esperamos que empieces a aplicar esta regla y nos cuentes cómo te va, nosotros te esperamos al otro lado del mundo para vivir grandes aventuras y te acompañamosacompañarte de principio a fin. 

¿Qué tanto te ha gustado este blog? Tú opinión nos ayuda a mejorar nuestro contenido. 💙 

Solicita tu asesoría

¡Califica nuestro blog!